miércoles, 28 de septiembre de 2022

[EN MEDIO DE LA ACERA]


 

EN MEDIO DE LA ACERA

casi al mediodía

estaba Biberkopf. Se interpuso

y me habló por primera vez.

Una camisa clara, de cuadritos,

muy ceñida a la curva

del cuerpo; las orejas

destacaban en la cabeza limpia,

la voz a borbotones cortos.

«Estuvo bien lo que dijiste al facha»,

se refería al incidente en el bar

unas horas antes, «siempre

es lo mismo; que arme esas broncas

en su negocio». Seguí

andando hacia la pescadería,

aunque confuso:

reconfortado por el apoyo,

con mi personaje disuelto

en la proximidad.

 

 

Miguel Casado. La mujer automática. Cátedra, 1996.

Imagen: Rainer Werner Fassbinder. Berlin Alexanderplatz, 1980.

No hay comentarios:

Publicar un comentario