jueves, 15 de septiembre de 2022

[Que esta fue mi tragedia sombrerera,]


 

Que esta fue mi tragedia sombrerera,

así os lo digo, aquí,

con una mano ya en el picaporte, mi tragedia,

tirar de ditirambo desde lejos, cuesta abajo

y riendo, y llorando

cuesta adentro, sin pensar

siempre pensando en cómo

libre del arnés, en cuánto

me le queda al lomo de destino,

por dónde apechugar más barbacana

para luego.

Y ahora aquí tentetieso de corrido,

campiñarri de culpa, así os lo digo,

bodoque insatisfecho

y al azote de ya no sé qué urgencia

ya pasada,

de qué rumbo inconcluso,

mi comedia.

 

 

Conrado Santamaría. Tanteos.

Imagen: Teinosuke Kinugasa. Una página de locura, 1926.

6 comentarios:

  1. Cultura no significa alfabetización global ¿verdad? Yo no lo creo. (Viene a cuento porque un día tú hablaste de ello). CULTURA podría ser tener una educación que proporcionara los recursos mentales suficientes para poder leer y entender, por ejemplo, este poema, a Shakespeare o a Homero.

    ResponderEliminar
  2. "el ochenta por ciento de mi gente no sabe leer ni escribir
    pero los poemas van de boca en boca y se convierten en canciones"
    Nâzim Hikmet

    Una buena definición de poesía, cultura, vida. Salud, Chiloé!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito, claro que sí. Pero yo no vivo la vida en clave poética ni opino lo mismo. Insisto, entiendo que hasta que a la persona más pobre del lugar más remoto del mundo no se le dote de la educación suficiente para poder leer, entender y disfrutar de un libro, la Cultura (con mayúsculas), estará bajo mínimos.

      Eliminar
    2. Fundamentalmente, estamos de acuerdo, Chiloé. La educación es un derecho inalienable como el pan o como la luz. Otra cuestión es pensar que la educación, entendida como erudición o como diploma, hace a unas personas mejores que otras: conozco personas sin estudios que les dan sopas con honda a muchos catedráticos. Salud!

      Eliminar