martes, 20 de septiembre de 2022

VIGENCIA DE LA TRAGEDIA GRIEGA


 

Antes de serlo, el mañana

no lo parece nunca.

Pero, una vez llegado, siempre hay alguien

que dice: Pasa algo terrible.

Quizá, en algún lugar, ya estás perdido.

Hay pensamientos que hoy ya están aquí:

falta que el odio arrecie como incendios

provocados en noches oscuras y ventosas de verano,

mientras tú duermes en tu cama

con una, siempre estúpida, inocencia.

 

 

Joan Margarit. Casa de misericordia, 2006. En Todos los poemas (1975-2017). Planeta, 2020.

Imagen: Andrzej Wróblewski. Ejecución contra un muro, 1949.

4 comentarios:

  1. Como dicen por ahí: Nada pasa hasta que pasa.

    ResponderEliminar
  2. "Después –porque, como es habitual, siempre hay un después– la pregunta se desvanece y, como es habitual, comparece, a menudo grotesco e inconsistente, lo siguiente, que, dicho así cual solemos decirlo, podría parecer algo extraordinario, como si anunciáramos la llegada de un gran acontecimiento al impreciso salón de la realidad: '¡Lo siguiente!', exclamamos sin percatarnos de que 'lo siguiente' ya pasó". Juan Carlos Lazaga

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero lo verdaderamente funesto, en términos políticos, sucede cuando lo que comparece es la maldad y no podemos ya desentendernos de ella porque se ha hecho nuestra insufrible y opresiva realidad. Salud, Loam!

      Eliminar